11 Abr 2019

Retrato de un Sueño Bicentenario parte del acervo del CUT

/
Publicado por

Retrato de un Sueño Bicentenario parte del acervo del CUT

  • El mural fotográfico fue donado a la Universidad por Verónica del Pino

Tijuana, B. C., a 11 de abril de 2019.- El mural fotográfico Retrato de un Sueño Bicentenario de la artista visual Verónica del Pino formará parte del acervo cultural de la Universidad de Tijuana CUT, al quedar instalado este día en la Biblioteca del Campus Altamira.

En el evento estuvo presente el Maestro Jesús Ruiz Barraza, Rector del Sistema CUT Universidad, en compañía de Verónica del Pino y la Maestra Yeni Marmolejo Mariscal, Vicerrectora de la institución educativa, así como alumnos de las Licenciaturas en Diseño Gráfico y Económico-Administrativas, docentes y administrativos de la institución.

El Rector del CUT se dijo orgulloso del trabajo y emocionado por la donación que realiza Verónica del Pino a la Universidad, quien por más de diez años fue maestra en la asignatura de Fotografía en las carreras de Comunicación y Publicidad, Arquitectura y en Diseño Gráfico del Campus Altamira.

“Es una de las obras que se ha hecho en el sentido más amplio de la participación comunitaria, es una intervención artística extraordinaria que se ha logrado en el ámbito de la fotografía”, mencionó el Rector tras expresar su reconocimiento a Verónica por su calidad artística y sentido de innovación hacía el arte y la fotografía.

Por su parte, Verónica del Pino se dijo gustosa de estar de nuevo en la Universidad de Tijuana, y de saludar al Rector. “Gracias a la Universidad por brindar este espacio en su Biblioteca para tener permanente este foto mural Retrato de un Sueño Bicentenario, que realizamos en colaboración de muchos esfuerzos en 2011, especialmente de la Universidad de Tijuana”.

Recordó que como maestra de fotografía del CUT, se propuso realizar un trabajo didáctico y artístico que involucrara a los alumnos, como parte de la conmemoración del Bicentenario de Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana.

“Fue entonces que se planteó la idea de representar el mural de Digo Rivera: Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, a medida de que el proyecto avanzaba y al ver las reacciones de quienes se involucraron descubrí la fuerza social, el impacto colectivo, el entusiasmo por ser historia a través del arte”, mencionó la artista visual.

La representación del mural de Diego Rivera se realizó en noviembre de 2010 en el Parque Teniente Guerrero de Tijuana y, posteriormente, se exhibe en el Museo de Frida Kahlo en 2011.

“Donar el mural fotográfico de Retrato de un Sueño es algo más que hacer el recuento de una serie de innumerables acciones en las que se vieron involucradas cientos de personas, entre artistas, productoras, actrices, actores, estudiantes y público en general”, sostuvo la fotógrafa.

Luego de reconocer el esfuerzo que realizara “un ejército de gente creativa, brillante y trabajadora” en este proyecto, recordó la ayuda recibida por la comunidad artística tijuanense como Vianka Santana, actual directora del Centro Cultural Tijuana, quien representó a Frida Kahlo; Azul Monraz, cantante de Madame Ur, en el papel de La Revoltosa; el actor Church Padilla, nominado a un Premio Ariel; así como ciudadanos que asistieron al casting, alumnos y maestros del CUT, como los arquitectos Gloria Morales y Rodolfo Ortiz, así como a los diseñadores Eduardo Jácome y Claudia Moncada, entre otros colaboradores.

El proyecto se retomó en diciembre de 2011 en el Museo Diego Rivera Anahuacalli y en el Parque del Centro de Coyoacán, para esa ocasión se superaron todas las expectativas al reunir a más de mil personas involucradas en el proceso de representación del mural de Diego Rivera. El resultado de este segundo esfuerzo se logró exhibir en el Museo Diego Rivera Anahuacalli. “Este trabajo nos hizo sentir la enorme fuerza social que contiene el mural de Diego Rivera, sobre todo al fusionar a los personajes históricos con el pueblo mismo”, dijo Del Pino.

Por último, Verónica destacó que “este mural no sólo muestra la vigencia de la obra de Rivera en el ámbito artístico, histórico y social. Es también un agradecimiento a todos los que participaron en el proyecto, a los que ven en las universidades organismos vivos y cambiantes, que interactúan con su comunidad. Es también un manifiesto de quienes creen que el arte es vehículo de cohesión social y la cultura fundamento de la identidad nacional”.