10 Abr 2018

Muestran la historia de la ciencia forense

/
Publicado por

Muestran la historia de la ciencia forense

  • A partir de las escenas del crimen perpetradas por asesinos seriales

Tijuana, B. C., a 10 de abril de 2018.- A través de cuatro escenas criminales perpetrados por asesinos seriales como Anastasia Lechtchenko, Edmund Kemper, John Wayne Gacy y Charles Milles Manson, estudiantes de la Licenciatura en Ciencias Forenses de la Universidad de Tijuana CUT realizan una dinámica para mostrar el desarrollo histórico de las ciencias forenses.

La maestra Alejandra Castillo, imparte la asignatura en Desarrollo Histórico de las Ciencias Forenses, preciso que esta dinámica permite a los estudiantes fortalecen sus conocimientos e informan a sus compañeros sobre el trasfondo de cada personaje, los problemas de la infancia y su situación actual.

“Los chichos realizan una caracterización de los asesinos y las víctimas de los homicidios más relevantes, para presentar la historia del asesino y todo lo que se desarrolla ese crimen en particular”, mencionó la catedrática de la Universidad de Tijuana CUT.

En la primera estación, los espectadores son recibidos por Anastasia Lechtchenko, una joven que a los 19 años cometió el escalofriante asesinato de su madre Yuja Masney, de 42 años, de origen ruso pero nacionalizada mexicana, y de su hermana menor Valeria de 8 años. Los cuerpos de ambas fueron encontrados descuartizados en su casa por una llamada anónima a las autoridades. Anastasia dijo que las asesino porque realizaban brujería en su contra; ella continua presa en la penitenciaría de El Hongo.

Otro asesino serial representado fue Edmund Kemper, quien se mantuvo activo hasta la década de 1970. Con un coeficiente intelectual de 140, Edmund desarrollo un comportamiento sociopatológico desde muy joven, por lo que le dio por torturar y asesinar animales, representar rituales sexuales con las muñecas de sus hermanas y llegó a decir que para besar a una maestra por la que se sentía atraído, tendría que matarla primero. A los 15 años asesino a sus abuelos, recibió atención médica y, pese a la oposición de varios médicos, fue dado de alta del hospital psiquiátrico. Entre 1972 y 1973, mientras vivía con su madre, mató a varias estudiantes de ahí su apodo como El asesino de las colegialas. Practico necrofilia y canibalismo con sus víctimas. Durante su juicio alegó locura, aunque fue hallado culpable de ocho cargos por asesinato; recibió cadena perpetua y actualmente está recluido en una prisión estatal estadounidense.

En la tercera estación, se hizo presente John Wayne Gacy mejor conocido como El payaso asesino, personaje en el que se basa la novela de terror, y de la que también se hizo película, IT de Stephen King. John fue un asesino en serie estadounidense que violó y mató a 33 jóvenes entre 1972 y 1978. De sus víctimas, 26 fueron enterradas en el semisótano de su propia casa, 3 más en otros lugares de la casa, y otras 4 fueron localizadas en un río cercano. Se le llamó el payaso asesino porque hacía servicios sociales en desfiles y fiestas de niños vestido de payaso.

El último caso fue el de Charles Milles Manson, famoso criminal estadounidense, líder de la secta conocida como La Familia Manson, que surgió en el desierto de California a finales de los años sesentas. En 1971 fue declarado culpable de conspiración por los asesinatos de siete personas, entre ellas la actriz Sharon Tate, en Beverly Hills. Manson también fue declarado culpable de otros homicidios y sentenciado a muerte, pero la decisión fue conmutada automáticamente a cadena perpetua cuando en 1972, una decisión de la Corte Suprema de California elimino temporalmente la pena de muerte en el estado. Charles Manson estuvo encarcelado en una prisión estatal de California desde 1989 y falleció en 2017, por causas naturales a la edad de 83 años.

Alejandra Castillo comentó que los casos representados en esta dinámica de asesinos seriales fueron elegidos por los mismos alumnos de la carrera de Ciencias Forenses, aunque pensaron seleccionar temas locales o nacionales se enfrentaron con la desinformación y a la falta de veracidad en los asuntos, por lo que prefirieron tomar los casos de Estados Unidos con mayor impacto en la frontera, así como recrear el asunto de Anastasia.