2 Jun 2018

La migración desde un enfoque multidisciplinar

/
Publicado por

La migración desde un enfoque multidisciplinar

  • Atender a la persona para que se adapte a la nueva realidad social

Tijuana, B. C., a 2 de junio de 2018.- La migración debe percibirse desde una condición multidisciplinar que atienda a la persona desde un enfoque cognitivo, motivacional, afectivo y psicológico para adaptarse a la nueva realidad social que enfrenta.

Lo anterior quedo de manifiesto, al concluir el Primer Seminario Internacional sobre Migración y Derechos Humanos, que llevó a cabo la Universidad de Tijuana CUT, los días 30 y 31 de mayo, a través de la Unidad Transdisciplinar de Investigación (UTI) y el Doctorado en Psicología, en el que participaron académicos, investigadores, estudiantes, representantes de instituciones públicas, organizaciones de la sociedad civil y activistas en derechos humanos.

Los diferentes especialistas e invitados que participaron como ponentes en las diferentes mesas de reflexión-acción compartieron diferentes puntos de vista y su experiencia personal como activistas, servidores públicos, académicos o migrantes deportados. Cada uno compartió los factores personales a los que se han enfrentado como socioculturales, asociados a los procesos de adaptación y aculturación; así como el tipo de sociedad a la que llegan o los recibe al ser deportados, y las redes sociales de atención a los migrantes para adaptarse.

El experto en psicología social señaló que la problemática de la migración va más allá de lo periodístico, de lo que la gente platica y de las estadísticas, “nos muestra algo que nosotros desde la Universidad de Tijuana nos preocupa, y es cómo podemos pensar no en la migración como un dato, como algo que invisibiliza a la persona, sino como una situación humana, como algo que corresponde a personas, y en ese proceso, lo que hemos podido ver estos días, es que hay diversidad de situaciones”.

Destacó que estos procesos pueden modificarse a través de estrategias de intervención dirigidas a colectivos, para constituir una sociedad más justa y donde las personas se puedan relacionar como iguales. En el caso específico de quienes enfrentan la condición de migración laboral sufren la violación de sus derechos con jornadas laborales extenuantes, salarios bajos y sin las mínimas condiciones de seguridad e higiene.

“Este es un país que viola tremendamente los derechos constitucionales y humanos, un país diverso donde no se respeta la diversidad, un país que debiera realmente priorizar al ser humano, la condición humana por sobre cualquier otra situación, pero que lamentablemente prioriza los elementos que tienen que ver con lo material”, expuso.

En cuanto a quienes investigan la problemática de migración, Flores Osorio se dijo preocupado de que el migrante se reduzca a un dato estadístico, a un número que invisibiliza a la persona. Además, se limitan a ver la migración de transito “pero no hemos pensado, por ejemplo, en las madres que están acá –como deportadas- y sus hijos continúan allá -en territorio estadounidense-”.

En estos dos días de reflexión se aportaron testimonios de varios aspectos que brindan un panorama diferente al ya conocido, por lo que se acordó continuar con este Seminario Internacional el próximo año, donde de nueva cuenta compartan académicos, activistas y personas que viven el problema desde una problemática estructural del país que permita entender lo que verdaderamente pasa con la migración.

“Como académico, uno de los retos principales es cómo logramos salir de esta dinámica institucional, pensar que nuestro trabajo es simplemente hacer publicaciones de lo que a veces ni vemos bien, y donde la publicación no solo la entendemos como el acto de denuncia de la situación que estamos investigando, de la denuncia de los problemas que vive la gente en este país, de los problemas que vive la gente que intenta irse de este país o quedarse en este país, pero que en su base tienen un problema fundamental de estructura social”, enfatizó el director de la UTI tras precisar que por fortuna en la Universidad de Tijuana CUT, a los docentes e investigadores se les permite trabajar y entrar en procesos que se vinculan con la comunidad y se cumple con los idearios de la institución, al establecer compromisos con la sociedad más allá de lo profesional al entrar en una dinámica que incurre en lo social.