13 Mar 2016

Administración financiera asegura una vejez digna

/
Publicado por
  • Wendy Montaño imparte conferencia sobre Finanzas para Mujeres.

Tijuana, B. C., a 13 de marzo de 2016.- La capacidad del ahorro, la inteligencia para gastar, invertir para hacer crecer el patrimonio y compartir algo de lo que se tiene, son los cuatro pilares de una buena administración financiera para las personas, sostuvo la Licenciada Wendy Montaño Gómez, durante la conferencia de clausura sobre Finanzas para Mujeres en el marco de la Semana de la Conmemoración del Día Internacional de la Mujer 2016.

Finanzas Mujeres (4)

La exposición de Wendy Montaño sobre el tema de las finanzas estuvo dirigida a alumnos de las Licenciaturas en Derecho, Comercio Exterior y Legislación Aduanera, y Relaciones Internacionales, en el espacio de Vida Universitaria de la Universidad de Tijuana.

Recordó que en su época universitaria, uno de sus profesores la hizo tomar conciencia sobre la conocer las reglas del sistema financiero, ya que el 95 por ciento de las personas vive endeudado con las instituciones bancarias y el otro 5 por ciento restante lo utiliza a su favor.

“Ustedes apenas están empezando el trayecto de su vida laboral”, sostuvo la asesora en estrategias de inversión, certificada por la Asociación de Intermediarios Bursátiles y avalada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, tras resaltar la necesidad de disciplinarse en el ahorro.

Finanzas Mujeres (19)

Explico que las nuevas generaciones tiene un serio problema con lo que representa el ahorro para el retiro, pues al jubilarse lo harán por “default” por el régimen de las Afores que “no son malas pero no son lo que esperaríamos que fueran”. Esto significa que recibirán una pensión menor al 30 por ciento del sueldo que perciban en ese momento.

“Es importante que empiecen a ahorrar ya”, resaltó tras precisar que este es un tema importante y es grave porque gente no le presta importancia y, al llegar a la edad adulta, da tristeza ver a viejitos que andan “pinponeando” de hijo con hijo, o que andan en la calle vendiendo chicles, porque no fueron prudentes para empezar a ahorrar.

Subrayó que la capacidad de ahorro no es un tema que tenga que ver con el dinero sino con los hábitos, “por lo que todos podemos ahorrar”.

También comentó que es importante seleccionar en qué se va a gastar el dinero para no derrocharlo en “banalidades”, sino tomarlo como una recompensa al esfuerzo realizado. Recomendó evitar el consumismo sólo para aprovechar ofertas o para estar a la moda.

Finanzas Mujeres (10)

“El hombre que sabe gastar y ahorrar es más feliz porque disfruta de ambas cosas”, dijo Montaño Gómez quien ha trabajado durante 17 años en el sistema financiero, tanto en la banca comercial como en la de inversión.

Después de los 50 años de edad, las personas deberían ya tener acumulada una suma razonante que les permita vivir cómodamente sin la necesidad de tener que trabajar. “Nadie quiere estar trabajando a los 75 años”, enfatizó tras señalar que se dan casos de personas que desempeñan altos puestos, con salarios bien remunerados, que están a punto la jubilación pero sus compromisos económicos les impiden gozar de este beneficio.

En la banca de inversión, comentó que existen varias reglas pero dos son fundamentales conocer: “a mayor riesgo mayor rendimiento, y a mayor plazo mayor rendimiento”. También es recomendable la compra de acciones; una acción de Cemex tiene un valor de 10 pesos mientras que una de Bimbo es de 50 pesos, sin embargo, hay que tener presente el riesgo-rendimiento.

Finanzas Mujeres (14)

Hay quienes prefieren invertir en propiedades o negocios, para ello es necesario contar con una buena asesoría para que el rendimiento sea mayor; hay otras personas que apuestan por adquirir obras de arte, que a los 3 o 4 años tienden a incrementar su valor. “Hay muchas cosas en las que se pueden invertir pero es necesario informarse”.

Por último, Wendy Montaño, quien también ha sido colaboradora de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios del Servicio Financiero (CONDUSEF), mencionó que al compartir –sean habilidades o dinero- como un acto de generosidad, trae como consecuencia mayor bienestar porque “la vida regresa el doble o el triple de lo que se da”.